Colombia, el país de las orquídeas.

De una flor tan hermosa y delicada, no te esperaría un nombre de origen tan curioso. Según la historia, las orquídeas deben su nombre al filósofo griego Teofrasto, quien las nombró «Orchis» (en griego: ορχις) palabra que, no lo creerás, hace referencia a… los testículos.

Así es, y por supuesto existe una explicación lógica para esta poco cariñosa comparación, puesto que Teofrasto notó dos tubérculos redondeados en la base de sus raíces, originando el nombre que hoy en día todos conocemos para este grupo de flores.

Pero ¿por qué las orquídeas son las flores símbolo de Colombia?

En específico la variedad de «Cattleya Trianae», que debe su nombre al naturalista colombiano José Jerónimo Triana, es considerada una de las grandes riquezas de nuestro país Colombia, ya que el clima templado de las regiones montañosas se ha revelado propicio para su crecimiento.

Gracias a su estructura y colores de una belleza extraordinaria, estas plantas únicas son consideradas las más hermosas del mundo, tanto que en 1936, la Academia Colombiana de Historia la denominó como la flor emblema nacional, lo que reafirma su importancia para el país.

Colombia tiene la fortuna de ser el país con mayor número de especies de orquídeas en el mundo, con un total de 4.270 registradas y distribuida en casi todo el territorio nacional. Sus colores, olores, formas, texturas y tamaños, hacen que la familia de las orquídeas (Orchidaceae), sean objeto de gran admiración por los apasionados y para todos los que visitan el país. Juegan un papel ecológico clave para el funcionamiento de los ecosistemas así como indicador de la buena salud de los mismos.

Curiosidad...

¿Sabías que… la vainilla, ese delicioso saborizador de comida y bebidas, es una variedad de orquídeas?

¿Te gustaría ver un
jardín lleno de orquídeas?

A una media hora saliendo de Bogotá, podrás tener una experiencia insólita a contacto con muchísimas especies de orquídeas. Es un plan ideal que puedes hacer en un solo día aprovechando la ida y conociendo también el famoso Salto del Tequendama terminando con un delicioso café en una hacienda tradicional. 

About the author

Soy una italiana enamorada de este bello país que es Colombia. Desde mi primer viaje, me quedé asombrada por la amabilidad de la gente, lo hermoso de los paisajes tan diversos y encantadores, una cultura radicada, profunda, conectada con rituales y pensamientos ancestrales.

Leave a Reply

Iniciar chat
¡Hola! ¿Puedo ayudarte?